3 señales inequívocas que revelan si tus hijos sufren bullying o acoso escolar

3 señales inequívocas que revelan si tus hijos sufren bullying

El bullying o acoso escolar, es un un tipo de maltrato que recibe un niño por parte de otro niño o grupo de niños, puede ser físico y/o psicológico, es intencionado, continuo y prolongado en el tiempo.

Desgraciadamente, es frecuente no percibir el malestar de los acosados hasta que es tarde, y su bienestar emocional, autoestima, o incluso su integridad física, se han visto comprometidos.

Los motivos por los que los niños ejercen este tipo de maltrato sobre otros son muy diversos, pero en este artículo, veremos las tres señales más comunes que aparecen en los niños que están sufriendo bullying o acoso escolar.

Al margen de las señales físicas evidentes, como moratones, golpes o magulladuras, padres, familiares, profesores y compañeros, deben estar pendientes a ciertos cambios de hábitos, que suelen aparecer de forma repentina y sin justificación coherente, en especial a estos tres, los más comunes:

  1. Cambios en el comportamiento: cambios de humor, mucha tristeza, apatía o irritabilidad. Problemas con el sueño y/o el apetito.
  2. Cambios en las relaciones sociales: el niño deja de relacionarse con sus compañeros. En general, tampoco quiere salir.
  3. Cambios en su relación con el centro escolar: se niega o se queja a la hora de ir al colegio, tampoco quiere ir a excursiones, visitas o actos organizados por el centro educativo, poniendo excusas relacionadas con la salud, como que no se encuentra bien o le duele la barriga.

Si percibimos algunos de estos cambios, de forma inesperada y repetida en el tiempo, lo primero es hablar de forma tranquila con el niño, sin atosigarlo, intentando que nos cuente lo que le sucede.

Cómo saber sin nuestros hijos sufren acoso escolar

Tanto si confiesa que sufre acoso, como si se cierra en si mismo y se niega a hablar con nosotros, el siguiente paso es acudir a su centro escolar para hablar con el director o directora, que pondrá en marcha el protocolo de acoso escolar establecido por ley.

Este protocolo, permite identificar a los agresores y adoptar medidas preventivas, educativas y disciplinarias, que solucionarán el problema de bullying en el menor tiempo posible.

Esta entrada fue publicada en la/s categoría/s: Pedagogía.
Mª Dolores López Gea

Orientadora educativa. Es posible que ayudar a una persona no cambie el mundo entero, pero si puede cambiar el mundo de una persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *